CDMX, las zonas más seguras (y las que no) durante un sismo

El Valle de México está conformado por tres tipos de suelo: blando, de transición y firme. En cada uno, los temblores se sienten con diferente intensidad y el movimiento de las construcciones es diferente, de acuerdo con el Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred).

En el suelo blando, por ejemplo, se percibe un mayor movimiento y los edificios suelen balancearse fuertemente debido a la amplificación de las ondas.

En contraste, en el suelo firme la percepción del sismo es menor y las construcciones se mantienen más estables.

¿Por qué los sismos en la ciudad se sienten así?

ZONIFICACIÓN DEL VALLE DE MÉXICO

Los sismólogos e ingenieros mexicanos han estudiado el fenómeno de la amplificación de movimiento en la ciudad con gran detalle. Hoy sabemos que los grandes daños sufridos en 1985 se concentraron en las zonas donde las ondas sísmicas sufren mayor amplificación.

Por las características del suelo en la ciudad, la duración de la sacudida fue de más de 3 minutos, a pesar que la ruptura del sismo duró únicamente 45 segundos.

Considerando el crecimiento sostenido poblacional de la capital en estos 30 años que han transcurrido desde la gran catástrofe de 1985, en la que las pérdidas económicas se estimaron en alrededor de 4 mil 100 millones de dólares, hoy un sismo con esas características supondrían pérdidas mucho mayores.

El siguiente es un modelo tridimensional de la Cuenca del Valle de México para la simulación computacional de terremotos creado en 2013 por especialistas geofísicos.

¿Por qué los sismos en la ciudad se sienten así?

ZONIFICACIÓN DEL VALLE DE MÉXICO

Los sismólogos e ingenieros mexicanos han estudiado el fenómeno de la amplificación de movimiento en la ciudad con gran detalle. Hoy sabemos que los grandes daños sufridos en 1985 se concentraron en las zonas donde las ondas sísmicas sufren mayor amplificación.

Por las características del suelo en la ciudad, la duración de la sacudida fue de más de 3 minutos, a pesar que la ruptura del sismo duró únicamente 45 segundos.

Considerando el crecimiento sostenido poblacional de la capital en estos 30 años que han transcurrido desde la gran catástrofe de 1985, en la que las pérdidas económicas se estimaron en alrededor de 4 mil 100 millones de dólares, hoy un sismo con esas características supondrían pérdidas mucho mayores.

El siguiente es un modelo tridimensional de la Cuenca del Valle de México para la simulación computacional de terremotos creado en 2013 por especialistas geofísicos.

SIMULACIÓN DE MOVIMIENTO SÍSMICO

Cuando las rocas se mueven brutalmente durante la ruptura de un sismo se generan ondas primarias (P) y secundarias (S).

Estas ondas alcanzan la superficie de la Tierra y se generan ondas superficiales que son las más lentas de todas y responsables de las sacudidas violentas del suelo.

Como consecuencia del tipo de suelo lacustre en la Cuenca del Valle de México, cuando las ondas sísmicas llegan al DF sufren una amplificación muy grande, es decir tardan más en disiparse.

La violencia del movimiento en la ciudad varía de un lugar a otro y puede ser, en el caso de oscilaciones con duración cercana a 2 segundos, desde 10 hasta 500 veces más grande que en sitios que se encuentran fuera del valle.

EL TIPO DE SUELO EN EL VALLE DE MÉXICO

Zonas de riesgo

Las zonas de colores representan la amplificación del movimiento del suelo en el Valle de México con respecto al movimiento observado en las lomas que circundan la ciudad. Estas amplificaciones son las que experimentan ondas de oscilación (periodo) que tardan 2 segundos en completarse. Además, se indican los edificios colapsados o seriamente dañados durante el sismo del 19 de septiembre de 1985.

Be the first to comment on "CDMX, las zonas más seguras (y las que no) durante un sismo"

Leave a comment