Estudiantes de la UAM rehabilitan edificio dañado tras sismo.

1995516

La Secretaría de Protección Civil capitalina decidió en su momento que el inmueble, ubicado en la colonia Juárez, debía ser demolido, por lo que los habitantes decidieron acercarse a la UAM Azcapotzalco a solicitar apoyo.

 

Estudiantes de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) trabajan en la rehabilitación de un edificio de nueve niveles que sufrió daños considerables durante el sismo del pasado 19 de septiembre de 2017.

El inmueble ubicado en la calle de Dinamarca número 39, en la colonia Juárez, de la Ciudad de México, señalaron especialistas, presenta daños en sus componentes arquitectónicos y deformación vertical, aunque la estructura es susceptible de reparación, por lo que se decidió intervenirlo.

Los expertos señalaron que los movimientos verticales diferenciales registrados en el sótano y la planta baja son representativos de la respuesta de la cimentación y acusan las secuelas, definiendo un patrón de mayor hundimiento de poniente a oriente.

El edificio tuvo daños severos entre las uniones de trabes y columnas, “que es lo primero que muestra al ocurrir un desplazamiento”, por lo que la Secretaría de Protección Civil capitalina decidió en su momento que debía ser demolido.

Ante ello, los vecinos, al no saber qué hacer –ya que era difícil conseguir un director responsable de obra– “se acercaron a nosotros a solicitar apoyo”, precisó el coordinador del Posgrado en Diseño, Planificación y Conservación de Paisajes y Jardines de la UAM.

Después de una evaluación en la que intervino el doctor Segismundo Engelking Keeling, académico del Departamento del Medio Ambiente para el Diseño, entre otros profesores, el grupo Colinas de Buen dictaminó que el edificio presentaba desplomos, más allá del rango permitido en las normas técnicas complementarias del Reglamento de Construcciones vigente para la Ciudad de México.

La estructura requiere actualización; sin embargo, opinó que el inmueble no es susceptible de demolición, ya que los muros “fungieron como fusible, es decir, se cuartearon” por la intensidad del sismo, generando las denominadas equis de San Andrés e inmediatamente fueron visibles las huellas de la deformación.

Como docente planteé un proyecto a los estudiantes, porque no había manera de que los vecinos tuvieran apoyo y la universidad fue una de las pocas opciones, de modo que aquéllos aceptaron, visitaron el sitio y tocaron la arquitectura: leyeron grietas, deformaciones verticales y horizontales, y movimiento, detectando juntos que tenía 30 centímetros de desplomo hacia la calle de Dinamarca y otros 25 hacia la colindancia oriente”, detalló el doctor Segismundo.

Más de 20 estudiantes del séptimo trimestre de la licenciatura en Arquitectura de la Unidad Azcapotzalco de la UAM participaron entregando cuatro proyectos a los dueños de 16 departamentos para emprender las reparaciones.

Se propuso el empleo de contraventeos, “que no son esas equis de acero tradicionales para rigidizar inmuebles, sino una especie de triángulos verticales y diagonales”, reforzándolos con placas del mismo metal en los nodos de trabes y columnas; en la fachada fueron ampliadas las secciones de columnas y trabes sin utilizar contraventeos.

Una vez planteada esta idea, los alumnos han trabajado en la arquitectura final: fachadas, patio, estacionamiento, muros interiores y exteriores, espacios habitables y reordenamiento de instalaciones, siempre con un punto de vista artístico para contrarrestar la imagen de edificio reestructurado y proyectar una de obra nueva.

Los estudiantes Hernández Cruz y Navarro Ramos, explicaron que notaron que el edificio estaba en malas condiciones no sólo por el temblor, sino también por modificaciones a los departamentos que generaron inseguridad.

El doctor Alcántara Onofre, asesor del proyecto, estimó que, debido a los sucesos catastróficos, la rehabilitación y el diseño de interiores son áreas amplias a las que los alumnos podrán dedicarse, no obstante que en la Ciudad de México y el área metropolitana –con 21 millones de habitantes– “hay ya poco por construir”.

Los representantes de las 16 familias del edificio de Dinamarca se reunieron el pasado 25 de julio con el equipo de la UAM para elegir uno de los proyectos de rehabilitación del inmueble diseñados, y ahora los alumnos y el profesor se encuentran en el proceso de desarrollar un plan arquitectónico.

 

FUENTE: EXCELSIOR

Be the first to comment on "Estudiantes de la UAM rehabilitan edificio dañado tras sismo."

Leave a comment