México lamenta el nuevo golpe y promete ayuda a los afectados

Un grupo de activistas protesta en Los Ángeles AFP

México asumió como un nuevo golpe a su amor propio la decisión de Donald Trump de poner fin al programa de visados que convertiría en indocumentados a más de 800.000 latinos, la gran mayoría mexicanos.

Sin embargo, el miedo se instaló en la comunidad de latinos antes incluso de que se anunciara el fin del programa DACA. “Es indignante y frustrante lo que está sucediendo con la generación de emigrantes mejor preparada de la historia de México” explica Eunice Rendón, coordinadora de Agenda Migrante, un programa en el que participa el Estado y la sociedad civil para la integración de los retornados.

“En los últimos meses los arrestos de indocumentados han aumentado un 40% y creció un 28% los arrestos sin motivo alguno, sin infracción de por medio de ningún tipo” añade . “Los ‘dreamers’ son el rostro más positivo de la emigración y esta decisión es la más grave de todas las tomadas por Trump por las implicaciones sociales que conlleva”.

A la amenaza de levantar un muro entre los dos países, llevarse las empresas que fabrican en México o romper la negociación del acuerdo de libre comercio (TLC) se suma ahora una decisión de alto impacto social que no solo deja desprotegidos a cientos de miles de mexicanos, sino que podría convertir su hipotético regreso a México en un serio problema al sur del río Bravo.

El Gobierno mexicano anunció que la estrategia oficial a partir de ahora consiste en defenderlos en suelo estadounidense a través de la red consular, para impedir por todos los medios legales que puedan ser deportados. Sin embargo, llegado el caso, México los recibirá “con los brazos abiertos”, señaló el Gobierno en un comunicado hecho público nada más conocerse la noticia, pero recibido con escepticismo entre los migrantes ya deportados.

Retórica diplomática al margen, desde que Trump llegó al poder y la expulsión o salida voluntaria del país se convirtió en una posibilidad real “la pregunta habitual entre los indocumentados es, si voy a México, ¿qué puedo hacer allí?”, reconoce Rendón.

Hasta el momento la respuesta oficial ha sido frustrante y se han encontrado con un país que los desconoce y que ni siquiera convalida sus estudios o los integra en el servicio de salud. Por ello México anunció un paquete de medidas que incluye bolsa de trabajo, créditos, becas, acceso a la educación y filiación al seguro popular en un intento por capitalizar la llegada masiva de jóvenes en los que el 98% de ellos son bilingües, el 70% tiene educación superior y el 91% de ellos tienen un empleo formal, pero que no conocen otro país que Estados Unidos.

“Nunca van a llegar 800.000 de una vez, lo más probable es que si no se les da ninguna alternativa entren en un estatus de indocumentados y terminen residiendo ilegalmente como sus padres” vaticina Rendón.

FUENTE: EL PAÍS

Be the first to comment on "México lamenta el nuevo golpe y promete ayuda a los afectados"

Leave a comment