México social: así llegan… Estado de México

Estado de México

Una vez que haya sido calificada la elección del Estado de México, el próximo 16 de septiembre dará inicio la nueva administración estatal, y con ella, el reto de resolver los rezagos y pendientes que en distintas áreas se mantienen y en otras que se han profundizado.

El reto demográfico-epidemiológico

Uno de los grandes temas de la agenda social en el país es el conjunto de pandemias que estamos enfrentando, todas vinculadas a perniciosos determinantes sociales de la salud, los cuales llevan a condiciones críticas a las familias, no sólo por las necesidades de atención de alguno o algunos de sus integrantes, sino también por el conjunto de gastos que se llevan a cabo para darles la mejor atención posible.

De acuerdo con los datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en el año 2015 había en el Estado de México una población de 16.18 millones de habitantes, de los cuales, 7.83 millones son hombres y 8.35 millones son mujeres. Se trata de la entidad más poblada del país, y también la que aporta mayor número de defunciones a la carga general de mortalidad en el país.

En efecto, en el año 2015, según las estadísticas de mortalidad del Inegi, se registraron 68,715 defunciones en la entidad, las cuales representaron 10.5% del total de defunciones que se registraron en el país. En ese sentido, es importante destacar que las principales causas por las que la gente pierde la vida en la entidad son:

a) Las enfermedades del sistema circulatorio, con 16,387 casos en 2015; en este grupo destacan sobre todo las defunciones por hipertensión y por isquemias del corazón.

b) En segundo lugar se encuentran las enfermedades endocrinas, metabólicas y nutricionales, de las cuales se contabilizaron 14,011 casos, entre los cuales el de mayor número es la diabetes mellitus, tipo II.

c) En tercer sitio se ubicaron los tumores y las neoplasias, con 7,957 casos.

d) Como cuarta causa de mortalidad en la entidad se encuentra la categoría de “muertes accidentales y violentas, con 7,622 defunciones en el año 2015;

e) En quinto sitio se encuentran las enfermedades del aparato digestivo, con 7,605 casos en 2015, entre las que destacan las enfermedades alcohólicas del hígado, así como las úlceras gástricas.

Como puede verse, se trata en todos los casos de padecimientos prevenibles, y en una elevada proporción de defunciones evitables y en exceso evitables vinculadas a la falta de protección en salud, al incumplimiento del derecho a la alimentación y a la inseguridad alimentaria, a la pobreza, la desigualdad, la falta de servicios de salud mental y prevención de adicciones y a las elevadas tasas de prevalencia de violencia, entre otros factores.

El reto de los empleos dignos

De acuerdo con los datos del Consejo Nacional para la Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), en el Estado de México se ha registrado una importante caída en el valor real del ingreso laboral per cápita entre los años 2012 y el primer trimestre de 2017.

En efecto, de acuerdo con sus datos, entre las fechas señaladas, con precios deflactados al valor de la canasta alimentaria de 2010, el ingreso laboral per cápita que había en el año 2012 ascendía a $1,772.0 pesos mensuales; mientras que en el primer trimestre del 2017 el indicador se ubicó en 1,535.6 pesos mensuales. Esto representa una pérdida de prácticamente 14% el valor real de los ingresos laborales en el lapso señalado.

Lo anterior se combina con un muy lento crecimiento del poder adquisitivo del ingreso laboral real en la entidad, pues entre el cuarto trimestre de 2015 y el primer trimestre de 2017, el Coneval estima que el crecimiento en el Estado de México se ubicó en 2.3%, un indicador inferior al promedio nacional, el cual se ubicó, en el mismo periodo, en un ritmo de crecimiento del 3.3%.

Otros rezagos

De acuerdo con los datos de la Encuesta Intercensal 2015, levantada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) en el Estado de México 12.8% de las viviendas están construidas con muros de materiales endebles o precarios, lo cual, considerando que hay 4.16 millones de viviendas habitadas, implica una cifra aproximada de 415 mil viviendas en estas condiciones.

Otro dato a destacar es que, de acuerdo con el Inegi, 6.4% de las viviendas del Estado de México tienen a la leña o el carbón de leña como principal combustible para cocinar, lo cual implica una suma de poco más de 268 mil viviendas con esta característica.

Finalmente es de destacarse que en sólo 73.2% de las viviendas se tiene agua entubada dentro de la construcción; adicionalmente, 16% no cuenta con refrigerador; el 30% no tiene lavadora; el 52% no cuenta con horno de microondas y el 60% carece de automóvil.

FUENTE. EXCELSIOR.

Be the first to comment on "México social: así llegan… Estado de México"

Leave a comment