Ponen en jaque a Trump

El Senado preparó ayer el salón para recibir hoy al exdirector del FBI, James Comey. La comparecencia despierta tal expectativa en Washington, que diversos bares abrirán más temprano ante la transmisión de la sesión. Foto: AFP

“Necesito lealtad. Espero lealtad”, le dijo el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, al entonces director del FBI, James Comey, según el testimonio que ofrecerá hoy ante el Comité de Inteligencia del Senado.

El texto preparado para la esperada intervención de Comey en el Senado fue revelado ayer por el propio Comité y recoge detalles de los encuentros y las conversaciones telefónicas que el exdirector de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) mantuvo con el mandatario hasta que éste lo cesó de forma
fulminante.

Trump despidió a Comey hace un mes, lo que despertó una fuerte polémica, ya que muchos lo interpretaron como un intento de frenar las pesquisas de Comey sobre los vínculos entre la campaña del empresario y el gobierno ruso para influir en los comicios presidenciales de 2016.

Expertos dijeron que la declaración de Comey podría mostrar que Trump es responsable de obstrucción a la justicia, un delito previsto en la legislación estadunidense.

El Presidente hizo todo lo que pudo para poner fin a la investigación a Flynn”, sostuvo Andrew Wright, profesor de la Escuela de Leyes de Savannah.

CENA PARA DOS

Además de exigirle “lealtad”, Comey relata en sus anotaciones cómo Trump le solicitó que “dejara pasar” las investigaciones sobre su exasesor de Seguridad Nacional Michael Flynn, quien tuvo que renunciar por sus nexos con Rusia.

Espero que usted pueda ver un camino para dejar esto, dejar tranquilo a Flynn. Es un buen tipo. Tengo la esperanza que pueda olvidarse de esto”, le dijo Trump a Comey, según las notas que redactó tras uno de sus encuentros a solas.

Asimismo, el exdirector del FBI confirma que en reiteradas ocasiones le dijo al Presidente que él no estaba siendo investigado por esta trama.

Comey detallará además cómo el mandatario le invitó poco después de tomar posesión a una cena en la Casa Blanca en la que parecía que iba a haber más asistentes y que acabó siendo sólo entre ellos, en la que Trump le preguntó si deseaba seguir al frente del FBI.

Empezó preguntándome si quería seguir siendo el director del FBI, cosa que me pareció extraña”, escribe Comey.

Mis instintos me dijeron que el encuentro cara a cara y la pretensión de que nuestra primera discusión fuera sobre mi puesto, significaba que la cena era, al menos en parte, un esfuerzo para que yo le rogara por mi trabajo y crear algún tipo de relación de clientelismo”, agrega.

Comey, según sus anotaciones, reiteró a Trump su deseo de cumplir su mandato de diez años al frente del FBI, cargo al que accedió en 2013, y le aseguró que “siempre podría contar” con su “honestidad” y para decirle la verdad.

Momentos más tarde, el Presidente dijo: ‘Necesito lealtad, espero lealtad’. No me moví, hablé, ni cambié mi expresión facial de ninguna manera durante el incómodo silencio que siguió. Nos miramos simplemente en silencio. La conversación siguió adelante, pero volvió al tema cerca del final de nuestra cena”, asegura.

Comey explica que después del primer encuentro decidió tomar nota de sus conversaciones con Trump y notificárselo al liderazgo del FBI, que concluyó que “dado que se trataba de una conversación cara a cara, no había manera de corroborar” su versión.

En su testimonio, Comey también señala que Trump lo llamó el 30 de marzo para decir que él no tenía nada que ver con Rusia y le preguntó qué se podría hacer para “despejar la nube” respecto a la investigación del FBI.

‘PRESIDENTE REIVINDICADO’

El abogado particular de Donald Trump dijo que el Presidente se siente “totalmente reivindicado” por el demoledor testimonio del exdirector del FBI publicado ayer, el mismo que sus oponentes creen que demuestra una obstrucción de justicia.

En un comunicado, Marc Kasowitz dijo que Trump está “complacido” de que el exdirector del FBI, James Comey, “haya finalmente confirmado públicamente sus informes privados de que el Presidente no era investigado en ninguna pesquisa relacionada con Rusia”.

El Presidente se siente completa y totalmente reivindicado. Está ansioso por continuar avanzando en su agenda”, dijo Kasowitz.

altos mandos niegan presión

Otros dos altos funcionarios de inteligencia negaron ayer ante el Senado haber sufrido presiones de la Casa Blanca, pero evitaron ofrecer detalles de sus conversaciones sobre Rusia con Trump.

Jamás sufrí ninguna presión para intervenir de cualquier forma para orientar políticamente” la recolección de informaciones, dijo el director Nacional de Inteligencia, Dan Coats.

Por su parte, el director de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), el almirante Michael Rogers, señaló ante el Comité de Inteligencia que “nadie me ha pedido que haga algo ilegal, inmoral, poco ético o inapropiado”.

NOMINA A LÍDER DEL FBI

El presidente estadunidense, Donald Trump, anunció ayer que nombrará a Christopher Wray como nuevo director de Oficina Federal de Investigaciones (FBI), en reemplazo de James Comey, despedido de forma abrupta a principios de mayo mientras investigaba sobre la presunta injerencia rusa en la elección presidencial.

Wray es abogado del estudio King and Spalding y ocupó en el pasado un alto cargo dentro del Departamento de Justicia.

Nombraré a Christopher A. Wray, un hombre de impecables credenciales, para ser nuevo director del FBI”, escribió Trump en su cuenta de Twitter.

Wray es un veterano de la justicia estadunidense. Estuvo a cargo entre 2003 y 2005 de la División Criminal, una de las ramas más importantes del Departamento de Justicia, según la biografía que difunde el estudio de abogados para el que trabaja.

Ese puesto le permitió trabajar estrechamente con el FBI, institución a la cual ahora va a dirigir.

Según su biografía, Wray “jugó un papel clave en la supervisión de las acciones legales y operacionales en la guerra contra el terrorismo”.

Wray se recibió en la facultad de derecho de la Universidad de Yale en 1992, donde también fue redactor en jefe del Yale Law Journal, un puesto muy prestigioso reservado para juristas de élite.

Actualmente trabaja para el bufete de abogados King & Spalding, donde maneja casos de regulación del sistema financiero y la defensa de procesos criminales contra altos ejecutivos de empresas, de acuerdo a la firma.

Legisladores republicanos dijeron ayer que Wray les parecía una buena elección.

Los asistentes a una
reunión de comité a puertas cerradas dijeron que no habían recibido aviso de la decisión del Presidente.

-AFP

FUENTE. EXCELSIOR.

Be the first to comment on "Ponen en jaque a Trump"

Leave a comment