Se echan la bolita para atender falla geológica que se chupó lago de Tláhuac

El Gobierno de la Ciudad de México informó que es responsabilidad de la delegación Tláhuac resolver el problema de la falla geológica que ocasionó que el lago del Bosque de Tláhuac se secara en tan solo seis meses.

Asimismo, la administración capitalina, en voz de su personal de comunicación social, aseguró que en caso de que la demarcación, a cargo de Rigoberto Salgado, no intervenga en la reparación del lago artificial, “nosotros intervendremos”.

La Procuraduría Ambiental y de Ordenamiento Territorial de la CDMX dijo desconocer el tema.

No obstante, se comprometieron a investigar el tema.

La Procuraduría adelantó que existe una denuncia de la situación del lago del Bosque de Tláhuac; sin embargo, su personal aclaró que no tiene que ver una falla, “sólo nos dijeron que se estaba secando, por lo que no fuimos a investigar”.

Explicó que para hacer una investigación a fondo deben presentarse más denuncias del caso.

El lunes Crónica publicó que el lago del Bosque de Tláhuac, a donde cada año llegaban patos desde Canadá, se secó a consecuencia de una fractura por el sismo del pasado 19 de septiembre, y a las autoridades, tanto delegacionales como del Gobierno de la Ciudad, no les importa; es más, ni siquiera están interesadas en rescatarlo.

La delegación que encabeza Rigoberto Salgado (Morena) gastó 19 millones de pesos en la rehabilitación de la zona, en 2016; dos años después, ya no queda nada de lo que se pagó.

El lugar está desolado, no hay visitantes —aunque permanecen un par de comerciantes dentro del bosque, que intentan subsistir con ventas cada vez más escasas—; el lago está muerto; en medio, sólo trajineras varadas, lodo y la falla geológica de siete metros, causante de la desastre ecológico.

Este reportero trató de localizar al delegado, Rigoberto Salgado y él pidió que se le buscara más tarde. Después, ya no hubo respuesta.

EN 2012 OCURRIÓ LO MISMO. El 20 de marzo de 2012, después del sismo de magnitud 7.4 en la Ciudad de México, el lago del Bosque de Tláhuac sufrió un descenso en el nivel del agua, posteriormente se secó por completo debido a siete grietas que se formaron por el movimiento telúrico.

Dicho acontecimiento afecto a los visitantes, la fauna del lugar y a las personas que rentan lanchas.

En ese año se informó que desde 1992 el lago no había recibido un trabajo de mantenimiento de importancia, por lo que se aprovechó para sellar las siete grietas que el sismo provocó.

El lago actualmente está seco, las autoridades no han hecho caso a las grietas provocadas por el terremoto ocurrido el 19 de septiembre de 2017.

SE OLVIDARON LAS OBRAS. La delegación Tláhuac y el Sistema de Aguas anunciaron desde enero pasado las obras de rehabilitación del lago.

En aquella ocasión el director general de Obras y Desarrollo Urbano, Julio César Sánchez Alba, informó que hubo una afectación de alrededor de 600 metros.

Sánchez Alba afirmó que utilizarían materiales que son afines al comportamiento inestable del lago.

“El sismo afectó de manera importante este espacio, con una grieta de más de 600 metros, es por ello que se están llevando a cabo estas acciones para rellenar la grieta y así poder rescatar este sitio de tradición turística no sólo para los habitantes de Tláhuac, sino de otros sitios”, indicó.

También declaró que los trabajos de reparación estarían terminados en un par de semanas, dependiendo de cómo reaccionen los insumos aplicados.

Sin embargo, no fue así y a seis meses del sismo del 2017 el lago artificial está seco.

FUENTE: LA CRÓNICA DE HOY

Be the first to comment on "Se echan la bolita para atender falla geológica que se chupó lago de Tláhuac"

Leave a comment