Suecia pone en marcha las mayores maniobras militares en 20 años en el Báltico

Imagen de archivo de ejercicios militares en el Báltico. REUTERS AGENCJA GAZETA

La región del Báltico, al norte de Europa, vuelve a ser escenario militar por tierra, mar y aire. Este lunes, las Fuerzas Armadas suecas han iniciado lo que hasta el momento son las mayores maniobras militares del país en los últimos 20 años. Con el nombre Aurora 17, 19.000 hombres y mujeres uniformados del país escandinavo —y el apoyo de 2.080 soldados de Dinamarca (40), Estados Unidos (1.500), Estonia (40), Finlandia (300), Francia (100), Lituania (50) y Noruega (50)— se despliegan hasta el 28 de septiembre en las inmediaciones de la isla de Gotland, Mälardalen, Gotemburgo y la capital, Estocolmo. Además, el próximo jueves, Rusia y Bielorrusia mueven ficha e iniciarán maniobras estratégicas frente a las costas del territorio ruso ultramilitarizado de Kaliningrado, a tan solo 1.300 kilómetros de Suecia.

Militares patrullando ciudades frente a la mirada de los viandantes, disparos de metralleta, tanques a todo gas levantando una polvareda en las llanuras escandinavas, cazas vigilando el espacio aéreo, soldados caminando sobre la nieve con inmensos petates a la espalda y toda clase de escenografía de guerra. Así es el escenario que el Ministerio de Defensa sueco ha querido promocionar en un vídeo de casi seis minutos que más que tranquilizar a la población, induce a una sensación de inseguridad y de ataque inminente. “Estamos dispuestos a hacer lo que haga falta, incluso en las condiciones más hostiles, para hacer frente a un ataque armado contra Suecia”, exclama bajo una música apocalíptica el jefe del Ejército del país en el mismo vídeo.

Gotemburgo, segunda ciudad en importancia al suroeste del país, acogerá a las fuerzas militares extranjeras que han firmado un acuerdo bilateral con Estocolmo para participar en los ejercicios que tendrán un coste de 61 millones de euros, informa Efe. Gotland y Mälardalen serán el punto logístico para los transportes y Estocolmo vivirá un simulacro de invasión que muy sutilmente el Ministerio de Defensa indica vendrá desde algún lugar del este. Pero la isla de Gotland será sin duda la protagonista de Aurora-17. Y es que “ninguna isla es estratégicamente tan importante” como ella, dijo el general estadounidense para Europa, Ben Hodges, este verano al diario local Dagens Nyheter. Los ejercicios terminarán con el regreso de todos los efectivos a sus bases y una autoevaluación del despliegue.

El Báltico se convierte por tanto este septiembre en un escenario bélico ya no sólo por la presencia de 19.000 militares suecos, sino porque Rusia se ha sumado a los ejercicios militares y el próximo jueves iniciará maniobras estratégicas junto a Bielorrusia frente a las costas de Kaliningrado, a 1.300 kilómetros de la isla de Gotland. Los ejercicios, bautizados —casualmente—Zapad-2017 (Oeste-2017), se desarrollarán durante al menos una semana en Rusia, Bielorrusia y Kaliningrado.

Según el Ejecutivo socialista sueco, las condiciones de seguridad en el país “han cambiado”. El pasado abril, Estocolmo fue golpeado por un atentado terrorista perpetrado por Rakhmat Akilov, un uzbeko de 39 años con perfil yihadista. Fallecieron cuatro personas y 15 sufrieron heridas. Pero aún así, la principal preocupación para las autoridades sigue siendo una posible injerencia rusa, sobre todo desde la escalada de tensión en el Este catapultada por la anexión rusa de la península de Crimea (Ucrania) en la primavera de 2014. A principios de este año, el Gobierno sueco endureció su plan de Defensa por el que paulatinamente incrementará su gasto militar de 43.355 millones de coronas suecas (4.500 millones de euros) el año pasado hasta las 50.076 coronas (5.200 millones de euros) en 2020. “En general, el gasto militar de toda la región del báltico ha aumentado considerablemente”, explica Pieter Wezeman, del Instituto Internacional de Estocolmo para la Investigación de la Paz (SIPRI en sus siglas en inglés).

Suecia, al igual que Finlandia, no forma parte de la OTAN por lo que se debe nutrir de otras alianzas y apoyos militares en caso de una posible agresión exterior. “Con estos ejercicios mostramos al mundo que estamos preparados para defender el país”, señala el Gobierno, que reconoce también que es “poco probable” que el país sea atacado. Las autoridades suecas viven inquietas una incursión. Muestra de ello es que el pasado marzo la mili, el servicio militar obligatorio, volvía a ser una realidad para los jóvenes suecos. Se iniciará en 2018 y en ese primer año, unos 4.000 de los 88.000 nacidos en 1999 serán reclutados.

FUENTE: EL PAÍS

Be the first to comment on "Suecia pone en marcha las mayores maniobras militares en 20 años en el Báltico"

Leave a comment