Trump busca ‘relajar’ la separación entre Iglesia y Estado

IGLESIA

En el Día Nacional de la Oración, el presidente Donald Trump firmó una orden ejecutiva para promover la libertad de expresión y la libertad religiosa.

La nueva orden ejecutiva de Trump busca flexibilizar las restricciones contenidas en una cláusula de la Enmienda Johnson, que impide a las entidades libres de pagar impuestos, como las iglesias, centros religiosos y organizaciones caritativas, participar activamente en la política.

Las organizaciones y centros religiosos estaban “atados” a no apoyar públicamente a algún candidato por miedo a perder la condonación de impuestos.

La Enmienda Johnson debe su nombre al expresidente Lyndon B. Johnson, que fue quien la propuso y finalmente logró su aprobación en 1954.

Con la nueva orden ejecutiva, promulgada en el Jardín de las Rosas de la Casa Blanca, las iglesias y centros religiosos podrán hablar “libremente y sin temor a represalias”, como dijo en febrero el presidente estadunidense al prometer relajar las restricciones de la Enmienda.

“Durante los últimos 8 años, los estadunidenses han sido atacados por el gobierno federal por seguir los principios de sus creencias”.

LIBERTAD RELIGIOSA

Algunas Iglesias cristianas conservadoras se han mostrado preocupadas de que el gobierno federal intervenga en la condonación de impuestos si profesan la oposición a los derechos de los homosexuales y el matrimonio entre personas del mismo sexo, de acuerdo con The Washington Post.

Durante su administración, el expresidente Barack Obama se mostró a favor del aborto. Desde que Donald Trump era candidato a la presidencia, prometió derogar la enmienda de Johnson una vez que llegara a la Casa Blanca.

Mientras Trump firmaba la orden ejecutiva, la Casa Blanca tuiteó que la libertad religiosa era un principio fundador de Estados Unidos.

“La libertad religiosa está consagrada en la Primera Enmienda de nuestra Constitución como principio fundador de nuestra nación”.

La orden de Trump también busca que algunas organizaciones religiosas queden exentas de cumplir con el requisito de ofrecer cobertura anticonceptiva a sus empleados establecido por la ley sanitaria promulgada por el expresidente Barack Obama, de acuerdo con información de la agencia EFE.

Más allá de las creencias personales de Donald Trump, lo que es cierto es que sus promesas de defender la libertad religiosa le dieron muchos votos.

El 58 por ciento de los protestantes y “otros cristianos” votaron por Trump, de acuerdo con un análisis preliminar de Pew Research Center. Los católicos también votaron en su mayoría por Donald Trump, con un 52 por ciento de los votos frente al 45 por ciento de Hillary Clinton.

El 53 por ciento de los adultos estadunidenses consideran que la religión es muy importante en sus vidas y para el 24 por ciento es importante, de acuerdo conPew Research Center.

Si consideramos que para casi 8 de cada diez adultos estadunidenses la religión es importante, con la nueva orden ejecutiva de Trump los centros religiosos podrían influir en la elección presidencial de 2020.

FUENTE. EXCELSIOR.

Be the first to comment on "Trump busca ‘relajar’ la separación entre Iglesia y Estado"

Leave a comment