Vasectomía y el hombre en la salud sexual y reproductiva

Equidad. Mujeres y varones pueden practicarse una cirugía para no procrear hijos, sin embargo en ellas el procedimiento es más complejo. Por otra parte, hay que hacer conciencia, de 194 países reconocidos por la ONU, México es el décimo lugar con 129 millones de habitantes

En temas de reproducción y crianza, es la mujer quien casi siempre E carga con toda la responsabilidad, más aún en cuanto a lo que corresponde a salud sexual, ya que la mayor parte de los métodos anticonceptivos están diseñados para ser utilizados por ellas.

Por ejemplo: es la mujer quien tiene que tomar la pastilla para evitar el embarazo, y en caso de que ésta falle, también debe ingerir la llamada pildora de emergencia; si se trata de métodos de barrera, el condón podría ser el mejor aliado, sin embargo en ocasiones él se deslinda de esta responsabilidad y prefiere que la pareja se coloque un dispositivo en su útero.

Cuando en pareja o por separado, mujer y hombre mantienen una vida sexual activa y ya tienen el número de hijos que anímica y económicamente pueden mantener, la salpingoclasia y la vasectomía son los métodos con los que casi de manera definitiva se evita incrementar el número de sucesores. Ambos procedimientos son igual de seguros y efectivos, existen técnicas cada vez menos invasivas que le permiten al paciente incorporarse rápidamente a su vida diaria, por lo que el exhorto a que los hombres se realicen la vasectomía está encaminado a reducir el número de procedimientos quirúrgicos y drogas anticonceptivas a las que está sometida la mujer.

RÁPIDO, GRATIS Y REVERSIBLE. Tanto el IMSS como el ISSSTE cuenta con la cirugía de la vasectomía para sus derechohabientes, en el caso del Hospital General de México Dr. Eduardo Liceaga, este método de planificación familiar no tiene costo y basta con que los interesados se comuniquen con el nosocomio para pedir informes.

Grosso modo, la vasectomía consiste en hacer cortes en los canales por donde viaja el esperma de los testículos hacia la uretra. Estos tubos, de los que hay dos, uno es para el huevo izquierdo y el otro para el derecho, reciben el nombre de conducto eferente y una vez que se les ha cortado un segmento, ya no pueden expulsar semen.

La forma en la que se realice la vasectomía dependerá del paciente, algunos varones no quieren sentir nada y piden la sedación total, en otros casos los hombres optan por métodos prácticos, lo que les da la ventaja de recuperarse más rápidamente. “Actualmente ya se hace la vasectomía sin aguja y sin bisturí, utilizamos un dispositivo llamado madajet con el que se infiltra el anestésico y después con el set de Li, que es una pinza filosa, se esteriliza el conducto eferente y queda realizada la vasectomía”, comentó el doctor Miguel Maldonado Avila, coordinador de investigación de urología y especialista adscrito al Hospital General de México.

El urólogo explicó que tras la cirugía el paciente todavía expulsará espermatozoides durante las próximas treinta eyaculaciones, después de esto deberá hacerse un análisis llamado espermatobioscopia para asegurarse que ya es asospermico, es decir, que ya es infértil.

Aunque de acuerdo con el urólogo son raros los casos, en algunas ocasiones se ha reportado el síndrome postvasectomía, que es dolor testicular intenso. Por otra parte, la confiabilidad de la cirugía es alta, ya que sólo en un uno por ciento de los casos se ha presentado la reconexión espontánea, es decir, que por causas desconocidas el conducto eferente se volvió a unir. “En mis casi 20 años de experiencia, sólo he visto un caso confirmado”, apuntó.

Aunque especialistas aseguran que la salpingoclasia es reversible, las posibilidades de que la mujer vuelva a ser fértil son menores que en el hombre, ya que por ejemplo: el doctor Maldonado Avila, quien es experto en este tema, explica que aún después de cinco años de haber realizado la vasectomía, existen hasta noventa por ciento de probabilidades de que el varón vuelva a procrear.

Si el sujeto quiere volver a ser fértil, entonces se le realizará una microcirugía reconstructiva, en la que con materiales quirúrgicos casi imperceptibles para el ojo humano se vuelve a unir el conducto eferente. “La cirugía de reversión tarda hasta cuatro horas y tiene una eficacia de entre 80 y 90 por ciento”, apuntó el doctor Maldonado.

Durante la entrevista citó el caso de un paciente al que sólo le pudo reconstruir el conducto eferente izquierdo, pues el médico que le practicó la vasectomía cortó un pedazo importante del ducto derecho. “Hace una semana me mandó un correo en el que compartió la noticia de que ya había nacido su varón y hasta me mandó la fotografía, esto quiere decir que un solo ducto fue suficiente para lograr la procreación”.

Sin importar la forma con la que se realice la vasectomía, esta cirugía lejos de reducir virilidad al hombre, lo ayuda a cooperar con la pareja en temas de salud sexual y reproductiva, Asimismo no está relacionada con disfunción sexual (popularmente llamada impotencia) o con cáncer testicular, por lo que es una opción viable para el control natal.

FUENTE: LA CRÓNICA DE HOY

Be the first to comment on "Vasectomía y el hombre en la salud sexual y reproductiva"

Leave a comment